Nuestra historia

Al igual que las historias de amor, nuestro atelier se gestó de la misma manera. Los aromas, las flores, las cortezas de madera, la suave brizna al tocar la hierba, el sentir de la brisa en las mejillas mientras caminas en medio de la naturaleza. Eso es amor, aquello que te hace sentir como si surcaras el cielo entre las nubes.

Anthea Atelier creció en nuestras mentes cocinándose poco a poco, hasta que un día empezamos a darle la forma del amor por lo artesanal para que recibieras en casa esa pizquita de magia, de mimo y de todo aquello que nos mueve por dentro.

Nuestras velas son únicas y no hay dos iguales ya que las hacemos a mano y nunca podríamos reproducir dos exactamente iguales. Nos encanta crear y trabajar cada detalle para que te lleves una pequeña parte de nuestro amor por lo natural.

Cada ingrediente de nuestras velas ha sido escogido minuciosamente ya que nuestros valores hacen que queramos productos naturales, libres de crueldad animal y de cualquier tipo de tóxico. Son ingredientes de proveedores locales ya que es fundamental apoyar nuestra red de proximidad.

Además estamos tan comprometidos con la naturaleza que una parte de nuestras ventas se dona a la reforestación de árboles.

Gracias por confiar en Anthea Atelier.

Velas de soja